EL SEÑOR DE LOS CHALETS

 

     

                                 MODELO COMERCIAL ACTUAL

 

                          DIRECTO AL TRONCO, MÁS FÁCIL IMPOSIBLE

 

 

             Se une con un casquillo a presión. Se corta 2 ó 3 mm. más corto, para que quede prieto.

 

 

  Este último sistema nos ha costado muchos años de investigación, ni los propios fabricantes de siliconas, tenían un una solución para lubricar sus tubos.

  Hoy es un hecho, y ya se pueden colocar collares directos al tronco, sin cincho, con un mínimo de mantenimiento y, muchos años de duración.

  El secreto... el tratamiento SylCont.

 

 

 En la foto siguiente se ve el problema que nos traía de cabeza. Todos los lubricantes líquidos, sin excepción, se disgregaban, eran rechazados por el tubo de silicona, (no es compatible con lubricantes; tubo de abajo, foto adjunta).

 Hoy sin embargo, ya podemos usar los lubricantes adecuados y de gran eficacia contra las plagas trepadoras, (tubo de arriba, con su fina capa de Polybut). 

  

  Estará puesto en el frutal, toda su vida, (hasta 100 años) dependiendo del tamaño del tronco, no habrá que desmontarlo en años para empalmar trozos,  a más grueso de tronco, menos desmontajes.

  El tubo es de 5x9 mm. con una gruesa pared que logra la mejor inversión en la materia, tendremos collar para toda nuestra vida.

 La silicona es, el único material que podemos usar a la intemperie con garantías; no le afecta el clima, ni el ozono, ni los rayos ultravioleta, (no envejece). De ahí nuestra obsesión por usar este producto pese, a las dificultades y quebraderos de cabeza para lubricarlo.

   

_______________________________________________________________________________

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

                                               LUBRICACIÓN:

 

  Para este modelo, utilizamos el extraordinario producto y único, "Polybut 200" Belga.  Sólo lo tenemos nosotros en dosis pequeñas, sencillamente porque nadie había investigado este asunto tan a fondo.

  Nosotros lo hemos rescatado de su uso corriente, en otros procesos industriales variados. Hoy después de muchas pruebas, podemos asegurar, que es lo mejor que existe, contra las plagas trepadoras. 

   Por la parte superior no se lubrican, sólo servirá para gastar polybut  y, para que se peguen los pétalos y suciedad.

  Estamos hablando, de una sección de unos ocho milímetros lubricados, contra ocho centímetros, de las cintas adhesivas comerciales.

  Hemos hecho pruebas, lubricando arillos cónicos, con capas del entorno de  una micra,   dejado en el garaje, obteniendo resultados, de más de un año y medio de duración efectivo.

 El producto apenas se evapora, ni el sol ni el vapor le inmuta, nadie puede llegar a creer, lo bueno que es este producto, si no lo prueba.

   Transparente, sin olor ni toxicidad, con todas las garantías de la prestigiosa Industria Belga, KEMAT Polibutenos.

  Pero, ni este producto, ni nada, serviría para nuestros collares, sin el gran esfuerzo de investigación, para poder aplicarlo en los tubos de silicona.

  Es el tratamiento SylCont en los tubos, la base del éxito.

  

 

  

 

 

 Tan poderoso es el Polybut 200, que ni siquiera necesita el tubo de 9 mm. de diámetro, aunque, lo recomendamos por seguridad.

La serie "Boletus" presentado en la revista "Mi Jardín", en tubo marrón de 6 mm. es suficiente. 

 El de la foto, es tubo de micro-goteo; hoy lo usamos para las uniones en los SylCont de 9 mm..

 

    La prevención es FUNDAMENTAL, casi todo el mundo, decide proteger a  los frutales cuando ya es tarde. Clásico de las personas, que nos acordamos de Sta. Bárbara cuando truena.

  Mejor ponerlos en Marzo que en Mayo; prácticamente todo pulgón que sube es hembra, la reproducción es tan elevada, que simplemente una docena de ellas, arrasarán el frutal en un meses.

  Hay productos en el mercado, que impiden que suban solamente las hormigas, eso es insuficiente, si suben los pulgones y se contamina el frutal al máximo nivel, los daños serán los mismos.

 

   

 

 

  Nuestros materiales, están elaborados en Ciudad Real por Maclysa,  específicamente para nosotros en medidas y dureza, durará muchos años  protegiendo a nuestros frutales; es de  la mejor calidad, de grado clínico-sanitario.

  Nuestra finca escuela con 150 frutales de todo tipo, está protegida de las plagas trepadoras con éstos collares, la eficacia es asombrosa y la estética única.

 

 

     Aconsejamos, poner esa grapa que se ve en la foto, da seguridad para que el tubo, se vea obligado a estirarse, y no se salga de la unión en años.   Especialmente en troncos menores de 10 cm. 

 

 

    Es importante limpiar la zona de colocación, bajo el collar no debe de haber grietas ni corteza muerta sin rascar. Ni siquiera ha de verse la luz entre el tronco y el collar, que se ajusta como un guante, adaptándose a las formas del tronco. 

  Si hay una zona hundida en el tronco, se clava un alfiler de bola (cortada a 13 mm.) al tubo contra el tronco, de esa manera se arrima y ajusta.

 Cualquier pequeño hueco se tapa con plastilina...(que no sea de los chinos).

  Esta foto siguiente es en un viejo y enorme cerezo, A cualquiera que se le diga que un simple collar de 9 mm. (como un lapicero) le protege, pensará que le tomamos el pelo. Nada más lejos de la realidad, este collar es muy efectivo.

 Este que vemos, en un cerezo de 20 cm. lleva tres años sin mover del tronco, a mayor medida, más años sin desmontar para empalmar.

  Cuando se empalmen, se pondrá una grapa en la unión. Por muchos años que estén puestos, sólo llevarán un empalme, cada tres,  cuatro o, 10 años años, se pone un trozo nuevo. Lo que se quita, se pone en otros troncos (no puede haber un montón de empalmes en el mismo collar).

 

   Se puede limpiar cada año de puesto, y aplicar el polybut de nuevo. Se hace con un trapo y un poco de aceite vegetal, cuidando de no manchar el tronco, el aceite deja manchas.

  No hay que ser un científico, para ver dónde hay que colocar el collar. La foto siguiente es muy didáctica, evitaremos las grietas y rugosidades, siempre en lo más liso y redondo.

  Si no hay opción, se rasca y alisa lo mejor posible, y se tapan huecos con plastilina, o cualquier otra masilla.

 

  En un tronco como la foto siguiente de 20 cm. puede estar fácilmente 4 años sin mover, sujetando la unión con dos alfileres o una grapa.

        Si cuesta 2 €.  protege a 200 kilos de cerezas, y dura toda la vida... es un regalo. 

 



 

   Éstos collares enamoran a primera vista, hay muchos productos en el mercado, nosotros no vendemos un producto más, vendemos  "ARTE" para el jardín. Nuestro objetivo es, que no distorsionen la estética natural del medio ambiente; productos llamativos que dañan la vista, ya los hacen otros.

  Por eso se han convertido, en el "regalo de  Reyes" de los frutales de jardín

   

 

 

  La inversión a largo plazo es muy rentable, el primer año hay que preparar el tronco, limpiando o rascando la zona de colocación; a partir de ahí, sólo revisar cada año.

  Una pequeña escofina, será la mejor herramienta para preparar los troncos viejos, también un pequeño cepillo de alambre, que servirá para limpiar los troncos y, la escofina.

   

 

 

   La capa de Polybut será finísima, muy estirado, sería algo así como: aplicarlo e intentar quitarlo, lo que quede, será la dosis justa. Por debajo es lo más importante.

  Una capa, como el grueso del plástico "film transparente de cocina", sería más que suficiente.

 

 

 

      Conviene quitar los caracoles donde los tengan, a veces se amontonan tantos, que pasan unos por encima de otros.

 

==================================================================

 

                                    "LA CURIOSIDAD, MATO AL GATO"

 

    Hemos constatado en nuestra finca escuela, el poderoso imán que éstos collares tienen para los dedos de los visitantes. Ni uno solo se ha resistido a tocar en los arillos, parece que todos quieren saber, que es eso tan especial y mágico que llevan.

 A fuerza de tanto "sobar" a los collares, se acaban llevando el Polybut en los dedos, luego la eficacia baja considerablemente.

 

 Recomendación:  ni los dueños, ni las visitas, deben tocar los collares con los dedos, una vez aplicado el Polybut.

 Las propias hormigas nos avisarán, de cuando hay que hacer el mantenimiento. A partir de los dos meses de aplicado, se echa un vistazo de vez en cuando.

  Cuando se las vea pasarlo, será el momento de rascar las impurezas y aplicar nuevo Polybut.

  

 



 

    Posiblemente los frutales más favorecidos en los sistemas de protección en tronco sean los cerezos, la razón es por la especie de pulgón que los parasita. En este caso, los pulgones no pasan el Invierno en el árbol ni dejan huevos puestos en Otoño.

  En los ciruelos y melocotoneros por ejemplo, si lo hacen y dejan huevos puestos en Otoño, (que nacerán con las primeras hojas, haya o no, collar colocado, y habrá que tratarlos una vez). 

   La salud que tienen los cerezos en nuestra finca, con su collar de silicona, no la tuvieron nunca; a mediados de Mayo, ya estaban llenos de pulgón. Evitar que suban las hormigas es un caso de vida o muerte para un pequeño cerezo.

  Pero que nadie se equivoque, luchar contra las hormigas no es ningún juego de niños. La mayoría de la gente, tira la toalla cuando usa sistemas de protección en tronco, y vuelven a la mochila; sencillamente, son vencidos.

 Nosotros, fuimos derrotados por ellas docenas de veces, hoy sin embargo, nos parece sencillo mantenerlas a raya.

 

   En la defensa contra las plagas trepadoras, siempre es mejor la prevención. Se deberían poner los collares, en cuanto empiecen a despertar los frutales del letargo invernal.

 

  Es preferible pasarse por temprano, que quedarse corto una semana

 

 

 

                        Cerezos de la huerta piloto de Burgos Ciudad.

 

  Aquí se colocaron con cincho, es la forma de hacerlo si no llevan tratamiento SylCont y no se dispone de Polybut. Encima del collar se pone una tira de plástico semi-rígido, se une con cello y se lubrica por la cornisa interior o por fuera.

  Con grasa de silicona, aceite de oliva, spray abrillantador de plásticos (de Mercadona)...

 

  

 

 

    El cincho creando cornisa, (foto de abajo) convierte a un sistema blindado, en acorazado.

                                    Además, protege al polybut de la suciedad.

 

  En la foto se ven dos alfileres, clavadas y cortadas en la unión. Eso garantiza que no se salga el tubo en años, si se separaran simplemente un milímetro, se colarían los insectos. En el tubo de látex, no es necesario poner alfileres ni grapas, porque estira mucho.

  En este caso, sólo se da polybut por debajo, antes de poner el cincho, así, no se mancha y dura mucho más la protección. 

 

 

  

       La foto de arriba es silicona blanca. Los de abajo, de látex, ( 9x5 mm.)

 Se lubrican sólo por debajo, si se da por la vertical, patina el cincho y no hay quien le sujete. 

 Ningún sistema de cinchos funcionará en un frutal contaminado, si no lleva algún sistema de lubricación o adhesivo. Las hormigas tienen uñas en las patas para lo rugoso, y ventosas para lo liso. 

  El plástico más fino que hemos probado, es el de la cinta de vídeo cassette, lo superan más pronto, cuanto más pulgones tengan arriba. Quienes piensen que no se dan vuelta por el fino filo de la cinta, se equivocan, porque ellas se encargan de hacerlo rugoso con la ligamaza que transportan.

  En los pegamentos directos al tronco, ellas suben granos de arena y paja para taparlo y pasar por encima.

  Si se untan de aceite los cinchos, los insectos grandes no pasarán, porque patinan, pero sí los pulgones, la propia tensión superficial del aceite los sujeta por su bajo peso.

 

 

 Cómo se monta un cincho:... Medir el tubo, cortar, colocar el casquillo de unión, empalmar, lubricar de Polybut, sólo por debajo y, colocar la tira de pvc con cello.        

  Este montaje se ha hecho con tubo de látex de 9 mm. es mucho más fácil que con el tubo de silicona, porque estira mucho, pero sólo dura dos o tres años a la intemperie.

 


 

  No existen los milagros, únicamente se trata, de que las plagas trepadoras no suban a los frutales. Así de sencillo, pero al mismo tiempo, muy complejo en el largo plazo.

 

  Los collares SylCont, son lo más avanzado y elegante que se comercializa hoy en día, y sin embargo, están a mucha distancia del pastor eléctrico:

 

                                                           E-Cont3